Andrea Bocelli

La música es una mística expresión religiosa unida a la perfecta omnipotencia. Su poderosa voz concede orden al desorden, alegría a la amargura, luz a la borrosidad, suavidad a la aspereza, medicina al padecimiento, paz al caos, milagros a la cruenta realidad... Como señaló Aristóteles, cambia el carácter moral del alma. Por ello, lejos de objetar o envilecer, los mortales rendimos servilismo y pleitesía. Y la música, como toda una expresión religiosa mística y omnipotente, aun sabiendo la vulgar rareza  de  la  naturaleza  que  somos,  desde todo rincón y con cada pulgada de su inconmensurable e incorruptible amor nos absuelve una y otra vez. Nos constituye en seres condenados a la ventura. No por coincidencia, el arte de los sonidos promueve toda clase de súplicas y oraciones al pervertir las zonas más íntimas  de  nuestra  psique  y  corazón.
Son los estímulos recibidos alguna vez por el inconsciente, esos que pueden ahogarnos de ardor, los que suelen despertar un todo. Los que suelen despertar ni más ni menos que la fuerza incontenible de un deseo. Ya se alimenta al éxito. Abrazarlo, la culminación de un proceso y la inmediata apertura de otro. Sin embargo, todo gran éxito esconde una gran herida. En su búsqueda, mayormente larga y con vicisitudes, también se abraza la de este otro cariz. Importado previo o durante esa búsqueda, deja una indisoluble y pesada marca por cierto. No por nada, muchos nutren la esperanza de que hay esperanza al aferrarse a su medicina. A su milagro. A su deseo. Ese que justamente alguna vez los habría de salvar de la oscuridad. Por tanto, la laceración que oportunamente se colase pasa a gozar de una especie de amnesia selectiva. O bien, se contagia del síndrome de Estocolmo. Se alinea con cierta benevolencia detrás de ese providencial deseo de la que un buen  día  el  protagonista  se  enamoraría...
Si de especímenes ideales de estos juicios se trata, inequívocamente, Andrea Bocelli se representa como uno. Cuando niño, en los momentos que quebraba en llanto, tan pronto oía una ópera o canción su fisonomía viraba radicalmente. Quedaba hipnotizado por los gritos de ídolos genéticamente esclavos del país líder en la disciplina: Enrico Caruso, Mario del Monaco, Luciano Pavarotti, Franco Corelli... De allí que la  tristeza  se  desvaneciera. De allí que el alivio y el regocijo lo cobijaran. Pero por sobre todo, de allí que un milagro lo encontrara. Porque con el estímulo de la música determinaría su deseo. Ese con el cual hallaría una  suerte  de  indulgencia  por  parte  de  su gran herida. Una herida que lo expondría con discapacidad ocular en tiempos de gestación. Con su embarazo en curso, los médicos diagnosticarían glaucoma congénito; una patología  que  más  temprano  que  tarde  lo cegaría por completo. Con violenta insensibilidad recomendarían abortar. Mofándose de ello, los progenitores apostarían por  el  sí.  Traerían  a un agobiado. Un agobiado cuya anatomía alumbraría sin la necesidad de un par de ojos. Un agobiado que contemplaría lo que en otros sería menester el sentido visual. Llegada la ocasión, ofrendaría un halo de amor y confianza con el favor de sus cuerdas; con el favor de su principal  don. En los creyentes como en los incrédulos. En los afortunados como en los desdichados. Sin margen para estimar razas o sus credos, haría de su fiel lesión una de las varias  razones  de  su  fogosa  y  sentimental bandera. Le otorgaría con la gratitud de los humildes y la fe de los piadosos, cuerpo, alas y resplandor a su destino. La historia de Andrea Bocelli,  ese  iluminado  tenorista  liberado  por y  gracias  a  la  divina  y  omnipotente  religión musical,  arranca  de  esta  manera... 


Su madre diría alguna vez que la música era lo único que consolaba su llanto...
A los 6 años, empezaría a estudiar piano y posteriormente flauta, saxofón, trompeta, trombón, guitarra y batería. Su niñera le regalaría un disco de Franco Corelli y en respuesta a ello se interesaría en seguir la carrera de tenor. A los 7 años ya reconocía las voces famosas de la época, y trataba de imitarlas. 

Hijo de Alessandro y Edi Bocelli, Andrea nacería el 22 de septiembre de 1958 en Lajatico, un pueblo de la campiña de la Toscana, Italia. A los 12 años, por un golpe en la cabeza en un partido de  fútbol  perdería  el  poco  dominio  óptico  que poseía. Decidido a que tal desgracia no destruyera  la  conquista  de  ese  sueño,  se recetaría dosis de sus tónicos preferidos: ofrecería pequeñas actuaciones en  celebraciones familiares entretanto educaba su voz  con  el  profesor  Luciano  Bettarini.  A  los  14 años ganaría una competencia para adolescentes. No obstante, al terminar la preparatoria, y sin descuidar su pasión, se anotaría en la Universidad  de  Derecho  de  Pisa -se graduaría de licenciado y ejercería por un año-. Con inmaculada obediencia se organizaría para compatibilizar las jornadas académicas con las de canto, por aquellos días dictadas por el maestro y tenorista Franco Corelli, quien se complacería al escucharlo por primera vez durante una de las clases; clases que costearía por sus actuaciones en bares y otros comercios. Andrea Bocelli  configuraba  lentamente  su  apariencia  como  músico  y  cantante. 


Notoriedad

Corría el año 1992  cuando  la  estrella del rock y blues Zucchero invitaría a Luciano Pavarotti a interpretar Miserere, una canción de su autoría que luego el toscano pegaría a su primer álbum de  estudio.  Para  demostrarle  a  Pavarotti  que era una obra elaborada a la medida de su talla, habilitaría un casting entre tenores con el objeto de  grabar  el  tema  y  llevárselo  a  modo de prueba disuasoria.El concurso acusaría a Andrea Bocelli de ganador. Pavarotti al escucharlo se evidenciaría tan impresionado que proclamaría: "¿Quién es este compañero? No podría hacerlo mejor. Ustedes no necesitan de mí". Al final, Zucchero convencería a la gloria italiana para que grabara la canción con Bocelli, con quien forjaría un intenso lazo, y para 1993 el ignoto cantante se acoplaría a Zucchero en su gira por Europa.

Ese mismo año, Bocelli firmaría contrato con el sello discográfico Sugar Music, patrocinante de varios bellos artistas de la península del sur.

El Festival de la Canción de San Remo es un certamen anual llevado a cabo desde 1951 en San Remo, región de Liguria, Italia. Si bien con los años se alteraría su esquema, básicamente se referiría a una competición en la que intérpretes de canciones compuestas por autores italianos se cobrarían votos de parte de un jurado o del público. Es el festival musical más popular en Italia.
En febrero de 1994, Andrea Bocelli obtendría  la victoria en el Festival de la Canción de San Remo  con  puntuaciones  sin  precedentes  para la  sección  de  principiantes.  Recitaría  Il Mare Calmo Della Sera de Zucchero, canción homónima de su inicial álbum de estudio de abril, y de la que se ramificaría un sencillo. A la vez, Il Mare Calmo Della Sera se anexaría en los álbumes Romanza de 1997  y The  Best  Of  Andrea  Bocelli:  Vivere, de 2007.

En septiembre de ese 1994, Luciano lo convocaría para participar de su respetada velada benéfica, Pavarotti & Amigos, la cual entrelazaría a la música clásica con la popular. Entonarían a dúo, y en el caso del emergente, con colegas ya asentados -el canadiense Bryan Adams por ejemplo-. Ese mismo mes, en el Teatro Verdi de Pisa, Bocelli debutaría en la ópera  al  protagonizar  el  rol  de  Lord  Macduff en la obra Macbeth (de Giuseppe Verdi). Para Navidad, en la Basílica de San Pedro encandilaría a Juan Pablo II con el himno Adeste Fideles.

Para  el  Festival  de  la  Canción  de  San  Remo  de  1995  -finalizaría  cuarto-  entonaría Con Te Partirò (de Francesco Sartori y Lucio Quarantotto), a la postre una de sus más celebérrimas canciones. Hacia 1996, cantaría en inglés  (una  parte)  una  nueva  versión  de  esta canción junto a la soprano Sarah Brightman: Time To Say Goodbye. En Alemania, por ejemplo, se  convertiría  en  el  sencillo  más  vendido  de la historia. Otra versión, en este caso con Brightman cantando en alemán  y  Bocelli  en  italiano,  vendería  más  de 12 millones de copias en todo el mundo. Hacia noviembre de 1995 se integraría Con Te Partirò al álbum Bocelli, el segundo, el cual se acreditaría cuatro Discos de Platino en Alemania, cuatro en Suiza, dos en Holanda,  y  uno  en  Austria.

A partir de entonces, y en virtud de su vigoroso ascenso, Bocelli profundizaría su vínculo con los músicos más renombrados, treparía en varios rankings, y avivaría aún más las demandas por oír sus melodías... 
Con Te Partirò se lanzaría en 1995 como sencillo junto a Vivere. Casi instantáneamente, encabezaría las listas de lo más escuchado en Francia y Bélgica, aquí a su vez rompiendo todos los récords de ventas. En 2000, un cantante taiwanés grabaría la canción Con Te Partirò en chino...
Una de las canciones más icónicas de Bocelli: Time To Say Goodbye; aquí con la británica Sarah Brightman. Como sencillo sería uno de los más vendidos de todos los tiempos. En 1997 Bocelli la grabaría en español: Por ti volaré. 

Romanza vendería más de 20 millones de ejemplares; el álbum italiano más vendido de todos los tiempos... Sería su primer material en ingresar en Estados Unidos y Canadá. Con dicho álbum, Bocelli eyectaría su carrera hacia la cúspide mundial.  Romanza contaría con una versión en italiano y español. En 2016, se lanzaría una edición especial del álbum en honor a sus 20 años...

En 1997 despacharía Romanza, un álbum recopilatorio que comprendería a Vivo Per Lei. Compuesta por Gatto Panceri y Valerio Zelli, esta canción la cantaría primitivamente en 1995 junto a la colega Giorgia Todrani y para el álbum  Bocelli,  su  segundo  trabajo  de estudio.
Irónicamente, esta poesía musical no
recaudaría el calor de la gente; tampoco puestos de privilegio en el ranking de ventas pese a conseguir un premio en el verano. A raíz  de una enmienda en su texto y título ("Per Lei"), y que  sonara  en bares y karaokes, Vivo Per Lei se iría estableciendo como una pieza constitutiva de la música moderna italiana En 1996, Bocelli se combinaría con Marta Sánchez para una entonar una variante en español: Vivo por ella. Existe otra con la colombiana Sara Tunes...

Vivo por ella, con la cantante y compositora española Marta Sánchez. Vivo por ella sería cantada por distintos especialistas y en múltiples idiomas, la leyenda uno de ellos.

Efectuaría  en  ese  1997 más  de  una  veintena de conciertos en Alemania. Confeccionaría Viaggio Italiano (para Italia en 1996),  precursor álbum clásico. Disco  de Platino  en  casi  media docena de países, entre ellos Argentina. Incluiría arias de óperas -fragmento operístico cantado sin coro y con soporte de cuerdas- y famosas canciones napolitanas. Algunas serían: Nessun Dorma (de Giacomo Puccini) -uno de sus músicos más venerados-, Lamento Di Federico (de Francesco Cilea), el Ave Maria (de Franz Schubert), 'O Sele Mio (de Giovanni Capurro y Eduardo di Capua), La Donna È Mobile (de Giuseppe Verdi)...


Para septiembre, tocaría en el Congreso Eucarístico Internacional de Bolonia, y en la  la Piazza dei Cavalieri, Pisa. Acostado en Zucchero y Sarah Brightman, en noviembre sacaría el primer DVD: Una noche en la Toscana. En octubre  cantaría  en  la  Ciudad del Vaticano con el ánimo de concientizar sobre el hambre en el mundo.
Andrea Bocelli haría duetos con Zucchero, las sopranos Sarah Brightman y Nuccia Focile. En Australia y Reino Unido, Una noche en la Toscana sería Disco de Platino; en Canadá y Estados Unidos, doble Platino. Este DVD marcaría su bautismo con la audiencia estadounidense...

En febrero de 1998 haría su acercamiento al teatro. En el Comunale de Cagliari y con la dirección de Steven Mercurio, encarnaría al personaje de Rodolfo en La Bohème (de Giacomo  Puccini). 


En abril lanzaría álbum clásico Aria: The Opera Album, el cual se aseguraría el premio ECHO Music como el Álbum Clásico Más Vendido. En abril, Bocelli haría su arribo a Estados Unidos. En mayo, en Montecarlo se lo gratificaría con dos World Music Awards: Mejor Cantante Italiano y Mejor Interpretación Clásica. De mayo a agosto se desenvolvería en América del Norte y Sur. En México, en la plaza central de la Fortaleza de San Juan de Ulúa, en  el  puerto  de Veracruz; y en el Auditorio Nacional. En ambos casos lo escoltaría la soprano mexicana Olivia Gorra. 

Ventas de Sogno: más de 10 millones de réplicas en todo el mundo... El álbum también estaría en español y japonés.
Los premios Óscar lo elegirían para atender la ceremonia del 21 de marzo junto a Celine Dion. En abril de 1999 publicaría Sogno, su quinto álbum de estudio. Raudamente llegaría a la cima en encuestas del viejo continente. La canción que gravitaría, The Prayer, de David Foster, Alberto Testa, Tony Renis y Carole Sager. 
El italiano y Celine Dion cantarían The Prayer en el Los Angeles Musice Center. La canción sería nominada por la Academia como la Mejor Canción Original. La audiencia televisiva planetaria en esos premios Óscar circularía en torno a  los 2 mil millones... 
Volcada con Céline Dion para la película La espada mágica: La leyenda de Camelot, de 1998, The Prayer lograría adueñarse de un Globo de Oro. 
En la 41ª edición de los Premios Grammy (24 de febrero de 1999) nominarían a Bocelli a Mejor Artista Nuevo y ganaría un Lauryn Hill. Era la primera y hasta ahora única vez que un a artista clásico se lo nominaba en esta categoría desde 1961. Cantaría con Celine Dion el tema The Prayer.

El 9 de noviembre aparecería el tercer álbum clásico, Sacred Arias, que resumiría piezas religiosas de genios como Mozart, Handel, Schubert, Wade, Rossini, Verdi... Con más de 5 millones de copias vendidas, se erigiría como el álbum clásico más rentable de cualquier solista en todos los tiempos. 
Sacred Arias: Disco de Oro y de Platino en catorce países...

En ese mes (noviembre) surgiría su novela autobiográfica, La música del silencio.  Del  12 a 21  de  diciembre  cantaría en Barcelona, Estrasburgo, Lisboa, Budapest, Zagreb, Messina, etc. El 31, en Nueva York para la bienvenida del milenio. 

En la 42ª edición anual de los Premios Grammy, febrero de 2000, a Bocelli se lo nominaría dos veces: Mejor Interpretación Vocal Pop Masculina por su álbum Sogno, y Mejor Colaboración Pop Vocal por su interpretación junto a Celine Dion del tema The Prayer.  Como en 1999, Bocelli lo cantaría en la ceremonia junto a la canadiense. 

El 31 de marzo de 2000 afrontaría su World Tour 2000. En mayo continuaría su gira con cuatro  conciertos  por  Japón  Corea  del  Sur.  El 2 de julio, cantaría junto a la soprano Renée Fleming y el director Valery Gergiev en el río Maas de Rotterdam tras el desenlace de la Eurocopa de fútbol de la UEFA. En mayo, los oyentes de una emisora de Reino Unido votarían a Sacred Arias como el Álbum Clásico del Año. El 6 de julio actuaría en la Estatua de la Libertad de Nueva York. Una caricia a su difunto padre. Las sopranos Sarah Brightman y Ana María Martínez,  dos  de  sus  secuaces. 

Cantando O Sole Mio en la Estatua de la Libertad, Nueva York

Su admiración por Giuseppe Verdi lo empujaría a  versionar  en  agosto  y  en  el anfiteatro Arena de Verona, la Misa de Réquiem de este junto a Renée Fleming y  Valery Gergiev. 
Si bien esta Misa de Réquiem reuniría un exquisito sonido contemporáneo, Andrea debería cargar con ciertas críticas de la prensa. La contracara, el público: respaldaría su performance.

En septiembre de ese 2000 revelaría Verdi, su cuarto álbum clásico (séptimo de estudio). 
El álbum Verdi sería Disco de Oro en Estados Unidos, Australia, Noruega, Reino Unido y Suiza, de Platino en Canadá, y de doble Platino en Holanda...

En noviembre grabaría con el director Zubin Mehta la primera ópera completa: La Bohème (de Giacomo Puccini). Una obra que enriquecería   el   alma.

Siglo XXI 

En enero de 2001 interpretaría el personaje principal en la ópera L'amico Fritz, de Pietro Mascagni, cumplida en el Teatro Filarmónico de Verona. En marzo facilitaría el álbum clásico Requiem, con Renée Fleming, Olga Borodiná y  D’Arcangelo.  

Recreando la ópera de Mascagni en la localidad italiana de Castagneto Carducci, de la provincia de Livorno

El 3 de octubre afloraría Cieli di Toscana, su octavo álbum de estudio. Este álbum pop-clásico sería el más vendido en ese 2001. Presidiría las listas de éxitos en Suecia y Holanda -además de posicionarse en el top 5 en más de otras diez naciones-. Disco de Oro en Austria, Bélgica, Brasil, Dinamarca, Finlandia, Francia, Grecia y España. Disco de Platino en Australia, Suecia, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos. Disco doble de Platino en Canadá, Países  Bajos,  Noruega  y  Nueva  Zelanda. En noviembre se le otorgaría el premio Platino de Europa por alcanzar el millón de ventas.
A partir de álbum, Bocelli entablaría amistad con el músico, productor y arreglista canadiense David Foster
Origen y devenir de Cieli di Toscana. Este álbum vendería cerca de 4 millones de unidades. Tuscan Skies, un DVD de videos musicales con la mayoría de las canciones de este álbum, saldría al año siguiente (2002).

El 28 de octubre, el alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani lo convidaría a glorificar la Zona Cero -sitio donde habitaban las Torres Gemelas-. Cantaría el Ave Maria (de Franz Schubert). Para afianzar su última faena (Cieli di Toscana), realizaría una serie de shows que abarcarían desde China hasta el Madison Square  Garden  de  Nueva York.  Las  pirámides de Egipto serían el entorno de otro plausible concierto.
Cantando el Ave Maria en la Zona Cero, Nueva York

En diciembre cantaría el himno nacional italiano y obras de Bellini y Verdi en el tradicional concierto de Navidad en el Senado italiano.

En mayo de 2002, actuaría en el palacio la Villa Madama de Roma frente a los gobernadores George W. Bush y Silvio Berlusconi. Un día después intervendría en el concierto Pavarotti & Amigos, el cual esta vez perseguiría la premisa de colaborar en el conflicto bélico-civil de Angola. En junio, Bocelli volvería nuevamente a Estados Unidos...
En noviembre de 2002, y ante uja audiencia mundial, Bocelli y Lorin Maazel enseñarían Sentimento...
Sentimento: un álbum clásico en el que se estrecharían en uniformidad la acosadora magia del violín de Lorin Maazel, la furiosa madurez de la Sinfónica de Londres, y la codiciosa sensualidad de Andrea...
Sentimento comercializaría 2,5 millones de ejemplares para enero de 2003. "Esta producción es una fantasía de sueños, amor, ternura, melancolía y pasión", sostendría la leyenda.

Madama Butterfly, ópera de tres actos de Giacomo Puccini

En febrero 2003, con la mirada de la princesa Carolina de Hannover, Bocelli cantaría en el Grimaldi Forum de Montecarlo y junto a Carla Maria Izzo la ópera Madama Butterfly. En otro orden, en mayo Pavarotti lo citaría para un nuevo  concierto  de  su  Pavarotti  &  Amigos.  En un acto benéfico privado para el Real Instituto Nacional de Ciegas, el italiano entonaría frente a la familia real británica. 

Con la soprano italiana Carla Maria Izzo representando la ópera Madama Butterfly

En mayo de 2003, su segunda ópera completa: Tosca de Giacomo Puccini. En junio volaría a Grecia y Chipre para presentar Sentimento.
Ópera Tosca: una candente y atormentada historia de intriga política, heroísmo y sexualidad. No se granjearía elogios unánimes...

En octubre lloraría la partida de uno de sus mentores, Franco Corelli. A su vez, Bocelli era Artista Especialista Favorito en los Premios Nacionales de Música del Reino Unido. En noviembre, se lo apreciaría en Estados Unidos al lado de Ana María Martínez, Kallen Esperian y Steven Mercurio. En diciembre de ese 2003 Bocelli  colisionaría  con  el  gigante  chino...

En abril y mayo de 2004 visitaría Manila, Hong Kong y Singapur. En junio lanzaría su tercera ópera completa: II Trovatore (de Giuseppe Verdi). Odio y encanto en la España del siglo XV. En julio,  en  la   Torre  del  Lago  personificaría  al pintor Mario Cavaradossi de Tosca por el 50 aniversario del Festival Puccini. En septiembre recalaría en Oceanía: Sydney y Melbourne. En noviembre sacaría Andrea, álbum pop que vendería más de 5 millones de copias. Sobresaldrían los temas Dell'amore Non Si Sa (de Mauro Malavasi y Andrea Sandri), y L'attesa (de Giuseppe Mango). La Gala de entrega del Nobel de la Paz a la política y ecologista keniana Wangari Maathai, su escenario para diciembre.
El álbum Andrea sería Disco de oro y de Platino en nueve países

E2005, su puesta en marcha cubriría giras por: Portugal, Hungría, Noruega, Estados Unidos, Reino Unido, Italia y Alemania. El 2 de julio  actuaría  en  el  Live 8  de  París.

En el Live 8 en el Palacio de Versalles, Francia    (2 de julio de 2005). El evento serviría para juntar fondos y combatir la pobreza mundial. Sería visto por alrededor de 2 billones de personas.

Segundo semestre, Croacia, Serbia, Dubai, Suiza, Estados Unidos, Italia, Escandinavia. Para diciembre, las tiendas se reforzarían con su cuarta ópera completa: Werther (de Jules Massenet). 
Ópera Werther: el prototipo del romanticismo... 

Despediría el año 2005 en Las Vegas con un concierto de ritmos latinos. En él, Consuelo Velázquez, Julio Iglesias, Armando Manzanero, Agustín Lara, José María Lacalle, entre otros artistas.

En enero de 2006, Amore, el undécimo álbum de estudio y con baladas de cuando esculpía la carrera en los bares de Italia. Algunos de sus temas: Bésame mucho (de Consuelo Velázquez), Somos novios (de Armando Manzanero), Verano (de Bruno Martino), Me faltas (de Alejandro Lerner, Fabrizio Berlincioni y Gianfranco Fasano), Las hojas muertas (de Jacques Prévert y Joseph Kosma)... 
Este álbum, que dispondría de los aportes de los productores David Foster, Tony Renis y Humberto Gatica, vendería mas de 1 millón y medio de copias en Estados Unidos. Amore tendría su versión en español y un bonus track en japonés. 
A Amore se lo certificaría Disco de Platino en Estados Unidos (doble Platino para la versión española)...
 Me faltas. Los catorce temas del álbum, asi sea para la variante principal o la española, contaría con la participación de estas personalidades: Christina Aguilera, Veronica Berti, Chris Botti, Kenny G, Stevie Wonder, Mario Reyes, Marco Borsato, David Foster, entre otros artistas.

Andrea Bocelli en los Juegos Olímpicos de Invierno
En febrero, Bocelli se desplegaría en el cierre de los Juegos Olímpicos de Invierno de Turín. Para junio, en el estreno de la Copa Mundial de la FIFA. La canción, Because We Believe. Tras convencer al municipio de Lajatico para la construcción al aire libre del llamado Teatro del Silenzio -es presidente honorario-, en julio lo inauguraría con una sesión netamente clásica. 

En octubre promocionaría la quinta ópera completa con Ana María Martínez y Steven Mercurio:  Pagliacci  (de  Ruggero  Leoncavallo). 
Basada en una crónica verídica, la ópera Pagliacci se descubriría como una calamidad sangrienta y brutal...

Finiquitaría ese 2006 en Estados Unidos y México  con  la  figura  de  Armando Manzanero.

Teatro Del Silenzio

El 5 de julio de 2007 regalaría un número inolvidable en el Teatro Del Silenzio junto a Kenny G, Heather Headley, Lang Lang, Elisa Toffoli, Sarah Brightman y Laura Pausini. En septiembre desaparecería Luciano Pavarotti, amigo, padrino musical y quien también lo instruiría en técnicas de canto. Duro revés para Andrea, que le obsequiaría el Ave Verum Corpus (de  Mozart)  en  la  Catedral  de  Módena,  Italia.


Por otra parte, con la dirección de Steven Mercurio, Bocelli traduciría su sexta ópera completa: Cavalleria Rusticana (de Pietro Mascagni). 
Ópera Cavalleria Rusticana: belleza melódica y espontánea en la Sicilia arcaica...

En julio de ese 2007 Bocelli sacaría un álbum en vivo y DVD conocido como Vivere Live in Tuscany. Un concierto en alta definición que ofrecería estos temas, entre otros: Domani (de Ulpio Minucci y Tony Velona); Se La Gente Usasse  Il Cuore (de  Tony  Renis);  Mille Lune Mille Onde (de Francesco Sartori, Lucio Quarantotto,  David Foster  y  Claudio Corradini) -cuatro de  sus socios  compositores-.

Domani. Este concierto se concretaría  en el Teatro del Silenzio. Para el DVD, Bocelli haría duetos con Sarah Brightman, Laura Pausini, Heather Headley y Elisa Toffoli.

En honor a los 15 años en el medio, en octubre compartiría el álbum The Best Of Andrea Bocelli: Vivere, el primer álbum recopilatorio de sus mayores hits con nuevos arreglos y versiones de estudio. Bocelli haría duetos con Laura Pausini en Vivere (de Gerardina Trovato, Celso Valli y Angelo Anastasio); con Giorgia Todrani en Vivo Per Lei (de Gatto Panceri y Valerio Zelli); con Céline Dion en The Prayer (de David Foster, Carole Sager, Alberto Testa y Tony Renis); con Sarah Brightman en Time To Say Goodbye (de Francesco Sartori y Lucio Quarantotto),  etc. 
A The Best of Andrea Bocelli: Vivere se lo editaría en español (Lo Mejor de Andrea Bocelli: Vivire). Sería Disco de Oro y de Platino en más de quince países y vendería más de tres millones de copias.
Vivere ya había sido insertado en el álbum debut de Bocelli, Il Mare Calmo Della Sera de 1994, y en álbum Romanza de 1997. Aquí con Gerardina Trovato, una de las compositoras del tema.
Vivere tendría para esta ocasión su versión en inglés, Vivere (Dare To Live), y en español, Vive ya, ambas cantadas junto a Laura Pausini. Debajo Vive ya, nominada Grabación del Año en los Premios Grammy Latinos de 2008.
Bocelli y Giorgia Todrani en Vivo Per Lei

En abril de 2008, y tras interpretar The Prayer en la 50ª entrega de los Grammy (febrero), haría una gira Asia: actuaría en Tokio, Taichung y:Seúl. En junio saldría la séptima ópera completa con Myung-Whung Chung como director: Carmen (de  Georges  Bizet). 
Ópera Carmen en el Teatro de la Ópera de Roma: una tragedia llena de vehemencia...

El 2 de  junio de ese 2008, cantaría en la Plaza de la Catedral de Milán y frente a 80 mil personas durante un concierto para celebrar el aniversario de la formación de la República de Italia.
El 20 de julio sería su tercer concierto en el Teatro del Silenzio, donde a su vez homenajearía al cine italiano e introduciría su flamante álbum, Incanto, que incorporaría repertorios de amor napolitano de los años 50: Voglio Vivere Cosi, Funiculì Funiculà, Mamma, O Surdato Nnammurato, Vieni Sul Mar, Granada, Non Ti Scordar Di Me... Junto a los temas, un DVD con imágenes exclusivas, una entrevista con Bocelli en Nápoles y un vídeo musical de la ciudad italiana  en  la  década  de  1950.
Incanto, duodécimo álbum de estudio, sería Disco de Diamante por cuadruplicado por vender más de 1,5 millones de copias en los cuatro meses posteriores a su lanzamiento, Disco de Platino en Brasil, Hungría, Irlanda y Polonia, y de Oro en Australia, Finlandia, Grecia, Noruega y Reino Unido. En 2009, los Classical BRIT Awards nominarían a Incanto a Álbum del Año. 

En noviembre de ese 2008 Bocelli cantaría en el XII Festival Internacional del Centro Histórico de  Campeche,  México. 

Andrea en Lima, Perú

En 2009 Bocelli atacaría Sudamérica. En Perú, atraería a más de 20 mil espectadores. República Dominicana, otro óptimo pasaje. Uno de sus sucesos  más  preciados,  el 27  de  mayo  en Estadio  Olímpico   de Roma;   final  de  la  Liga de Campeones de  la UEFA. Recitaría el himno  oficial  de  dicho  torneo...


Compilación de temas de las fiestas navideñas. Producido en inglés y con algunas selecciones en italiano, alemán y francés. Bocelli haría duetos con Marie J. Blige, Natalie Cole, Reba McEntire, Katherine Jenkins, el elenco estadounidense de personajes de marionetas Los Muppets, y el coro del Tabernáculo Mormón.
En noviembre de 2009, el decimotercer álbum pop, My Christmas (el primero de tipo navideño), y uno de los álbumes más vendidos de ese año con sus más de 5 millones de muestras. En América del Norte haría seis shows entre noviembre y diciembre con recaudaciones que superarían  los  5  millones  de  dólares. 

El 31 de enero de 2010, en pleno desarrollo de los Grammy, la leyenda, Mary Blige y David Foster unificarían voces al cantar Bridge Over Troubled Water (de Simon and Garfunkel). Homenajear a las víctimas del terremoto en Haití  de  ese  año,  el  fin  de  este  evento. 


En marzo, el Festival de Cine, Moda y Arte de Los Ángeles-Italia, distinguiría a Bocelli en el Teatro  Chino  de  Grauman,  en  Hollywood, con un documental sobre su vida denominado La historia  detrás  de  la   voz. 

En abril invadiría Escandinavia para una maratón de recitales. El 8 de abril en el Telenor Arena de Oslo; el 9 en el Foro de Copenhague; el 11 en el Ericsson Flobe de Estocolmo. El 30, la Expo de Shanghái se deleitaría con el timbre de Andrea. Testigos de esa cuota de lirismo, veinte jefes de Estado: el mandamás chino Hu Jintao, el francés Nicolas Sarkozy, el surcoreano Lee Myung-bak, el de la Comisión Europea José Manuel Barroso... Para el 1 de mayo, en el Estadio de Shanghái, Bocelli llevaría adelante un concierto ante 80 mil almas junto a los cantantes chinos Song Zuying y Chou Jay, el pianista Lang Lang y la Orquesta Filarmónica de  China...
Parte de abril y todo mayo Bocelli la dedicaría a su gira asiática

El 9 de julio, a 48 horas de la final de la Copa Mundial de la FIFA, cantaría junto a Bryan Adams  en  el  Celebrate  Africa:  The  Grand Finale, un show en Johannesburgo, Sudáfrica, delimitado para clausurar al acontecimiento. El 25 de dicho mes actuaría en la quinta edición del  Teatro  del  Silenzio,  en  su  ciudad  natal  de Lajatico. En septiembre la leyenda se desempeñarría en Atenas, Grecia. Lo mismo haría en El Cairo, Egipto, frente a las pirámides. En diciembre realizaría seis conciertos en Estados Unidos. El 12 de ese mes colaboraría en el especial de Navidad, en Washington, y el 19 daria un concierto en el Senado italiano.
Atenas, Grecia. Lo embolsado sería para ayudar en la lucha contra el cáncer.

Década actual 

En enero de 2011 atracaría en Alemania -Munich, Berlín y Hamburgo-. Entre marzo y abril Bocelli retornaría a Sudamérica. Los espacios, Colombia,  Argentina,  Panamá,  aquí  asistido por la vocalista y animadora hispano-argentina Chenoa,  Chile  y  Venezuela  -Puerto Rico,  Perú y  República  Dominicana  con  anterioridad-. 

En relación a su estancia en estas tierras, el italiano apuntaría: "No veía la hora de volver a la Argentina. Sé que hay mucha gente que me quiere y su amor es el premio más importante". 

En julio instituiría la Andrea Bocelli Foundation, una fundación cuyas acciones han sido blanco de innumerables condecoraciones. Su lema: Unir fuerzas. En septiembre arremetería  en el Central Park de Nueva York -de forma gratuita-. Lo acompañarían David Foster, Céline Dion, Tony Bennett, Chris Botti... Entonaría canciones inéditas. Dos de ellas: New York New York (de John Kander y Fred Ebb), y More (de Nino Oliviero y Riz Ortolani). En octubre cantaría otra vez para el papa Benedicto XVI en el Salón de Audiencias del Vaticano. En noviembre, de forma gratuita extasiaría a Belo Horizonte, Brasil. La concurrencia,  más  de  100  mil  personas...
En Belo Horizonte, Brasil. Boselli ya había visitado este país en el contexto de una gira sudamericana por su álbum Incanto. 

Ópera Roméo Et Juliette (de Charles Gounod): el amor más cándido estropeado por la sociedad... 

En febrero de 2012 ejecutaría en el Teatro Carlo Felice de Génova la novena ópera completa: Roméo Et Juliette (de Charles Gounod). En noviembre recopilaría el álbum Opera para Reino Unido e Irlanda, el cual agruparía 21 arias de ópera. La Donna È Mobile, Ingemisco, Celeste Aida (de Giuseppe Verdi), Recondita Armonia, Che Gelida Manina (de Giacomo Puccini)...

Opera sería su primer álbum recopilatorio de arias de ópera

Este álbum lideraría la lista de álbumes latinos; el segundo número 1 de Bocelli junto con Mi Navidad de 2009, la versión en español de My Christmas. En febrero de ese 2013 se estrenaría en los cines Love In Portofino; un concierto de Bocelli en Portofino, Italia, en el que interpretaría canciones de su álbum Passione junto a otros artistas. Passione también tendría un disco adicional Super Deluxe, y una versión en español...
Comenzaría a tejer con David Foster el noveno álbum de estudio,  Passione. Lanzado en enero de 2013, Bocelli cantaría en seis idiomas: italiano, español, inglés, portugués, francés y napolitano. Para este álbum, una colección de canciones de amor mediterráneas, resaltarían los duetos con la actriz y cantante Jennifer Lopez en Quizás, quizás, quizás (de Osvaldo Farrés); con Nelly Furtado en Corcovado (de Antônio Carlos Jobim); y el dueto virtual con Édith Piaf en La Vie en Rose (canción insignia de esta  francesa  durante  los  años  40).
Bocelli y Jennifer Lopez

Hacia febrero daría un concierto en el Kremlin de Moscú, en razón del 20 aniversario de Gazprom, la empresa multinacional de energía del  país  ruso.  

El 1 de junio de ese 2013, en la Arena de Verona y anudado a Plácido Domingo, Andrea Bocelli actuaría para el centenario del festival de ópera...

En 2014, con la conducción orquestal de Plácido Domingo, Bocelli presentaría su décima ópera completa: Manon Lescaut (de Giacomo Puccini). Asimismo, brindaría una colección de ópera con canciones clásicas de toda su carrera.
Ópera Manon Lescaut: erotismo, romance, pecado y desolación...

Aniversario 100 de Miami

En marzo de 2015 se desplazaría a Miami Beach para conmemorar en un megaconcierto el aniversario 100 de la metrópoli. A los días, participaría de un agasajo a Stevie Wonder. El 30 de abril, para la apertura de la Expo Milano 2015, se emitiría por televisión un concierto del tenor... 


En mayo, a pedido del papa Francisco, este devoto católico encararía la misión de propagar por Europa la relevancia de la sagrada familia según la Iglesia católica. La expedición se llamaría El gran misterio. La leyenda no tardaría en descargar el recurso de su arte a Filadelfia, donde junto a diversos colegas le cantaría al sumo  pontífice. 
Andrea Bocelli y el papa Francisco

A Cinema se lo reconocería Disco de Oro en Canadá y Reino Unido; de Platino en Hungría, Italia y Polonia (aquí por triplicado). 
Bocelli haria duetos con Ariana Grande, Nicole Scherzinger y su esposa Veronica Berti. 
El 31 de mayo de ese 2015, en el marco de Bretaña tiene talento Bocelli anunciaría la salida hacia finales de octubre del decimoquinto álbum de estudio: Cinema. Contendría temas de bandas sonoras de películas clásicas. Algunos de esos temas: Now We Are Free (de la película Gladiador); Brucia la Terra (de El Padrino); The Music Of The Night (de El fantasma de la ópera); Moon River (de Muñequita de lujo); Por una cabeza (de Perfume de mujer)... Ariana Grande lo auxiliaría con la canción  E Più Ti Penso  (del  film  Érase  una  vez en América). En octubre saldría el videoclip de dicha canción en el canal de YouTube oficial de Bocelli. Para noviembre, el álbum se transmitiría por TV en un concierto titulado  Il  Mio  Cinema. 
Nella Tue Mani, la versión italiana del tema Now We Are Free de la película Gladiador. Cinema también se produciría en español,  y un tema en japonés (No llores por mí Argentina) y taiwanés (Cheek to Cheek).

Ese mes, con el propósito de recolectar dinero para los más vulnerables, Andrea Bocelli improvisaría en un fulgurante Times Square de Nueva York. 

En febrero de 2016, Cinema pasaría el millón de copias vendidas. En abril, expondría una edición especial de este último álbum que incluiría: If (de la película Cinema Paradiso); Where Do I Begin? (de la película Historia de amor); No  llores  por  mí  Argentina  (del musical Evita) -aquí con la cantante, actriz y bailarina Nicole Scherzinger en el Dolby Theatre de Los Ángeles-.

Bocelli cantando a dúo con Scherzinger en el Dolby Theatre de Los Ángeles

Entre noviembre de 2016 y febrero de 2017, Cinema  sería  nominado  en  dos  apartados  de los Grammy y Grammy Latinos: Mejor Álbum Vocal Pop Tradicional y Álbum del Año, respectivamente. Andrea Bocelli afirmaría: "Estoy cumpliendo un deseo que he albergado por décadas. Nunca he ocultado mi sueño de dar vida a un proyecto de grabación asociado con  bandas  sonoras...".

Festival de Marbella, España

En agosto de 2017 lo recepcionaría España. Las veladas en el Jardín Botánico de Cap Roig de Girona y en la Costa del Sol de Marbella, se sumarían a su vasto raid de capítulos por el continente. En septiembre, un contratiempo en Lajatico  teñiría  a  sus  seguidores  de  angustia y vigilia. Bocelli sufría un traumatismo de cráneo al aterrizar de su caballo -uno de sus hobbies-. A las horas aportaría tranquilidad al notificar en las redes sociales: "Quiero decirles que estoy muy bien.  Fue  una  banal  caída  de  caballo.  Si no hay complicaciones,  con  toda  probabilidad hoy dejaré el hospital".


Ese mes de septiembre, se rodaría en el cine su novela autobiográfica de 1999, La música del silencio.
El cineasta y guionista Michael Radford plasmaría sus memorias en la gran pantalla 

En diciembre de ese 2017, el italiano cantaría con Ed Sheeran un tema de este británico: Perfect Symphony.
Perfect Symphony. Grabado a modo de video musical.

Sì se le añadiría un disco de bonificación de lujo con nueve canciones, en su mayoría en español, entre las que se incluiría una versión en francés del tema Ali Di Libertà y en mandarín de If Only

En octubre de 2018 se lanzaría , su decimosexto álbum de estudio. A 14 años del último álbum original -Andrea-, tres de sus doce temas  serían:  Amo Soltanto Te (de Tiziano Ferro y Matt y Ed Sheeran). If Only (de Luciano Quarantotto, Francesco Sartori y Mauro Malavasi), (la cantaría con la británica Dua Lipa). Fall  On  Me  (de  Ian Axel, Chad Vaccarino, Fortunato Zampaglione y Matteo Bocelli). De todo esto, Bocelli informaría en su página web de Facebook: "Finalmente, después de 14 años está listo un nuevo álbum pop con muchas canciones hermosas. El título, Sì. Muy simple".

Temas extra
Videoclip del tema Amo Soltanto Te: En la pintoresca Villa Arvedi de Verona, dos jóvenes recreando a Andrea Bocelli y Ed Sheeran cuando chicos... Sería el segundo trabajo juntos después de Perfect Symphony.
De las más emotivas canciones de este álbum. La cantaría con el hijo y músico (Ven a mí en español).

Andrea y su hijo Matteo


En Reino Unido y el Billboard 200 de los Estados Unidos, Sì sería lo más votado hacia el albor de 2019, lo que significaría para el italiano su primer álbum número uno en ambos países. Los Grammy lo nominarían para Mejor Álbum Vocal Pop Tradicional.
Antes de su natalicio 60,  tomaría  parte  en  el Celebrity Fight Night Italy, un encuentro de caridad con múltiples estrellas en la Arena de Verona.  Levantado  en  2014  en señal de tributo al ex boxeador estadounidense  Muhammad Ali, amigo  de  Bocelli,  el  Celebrity  Fight Night Italy tendría como fin invertir el dinero recolectado en la Andrea Bocelli Foundation y el Muhammad Ali  Parkinson  Center.
Con el galardón Icon Award de los Classical Brit  Awards  a  cuestas,  Bocelli  concluiría  ese 2018 con un acumulado de más de 85 millones de discos vendidos. 

En noviembre de 2019, Bocelli sacaría el álbum Sì Forever: The Diamond Edition. Un apéndice de lujo del álbum Sì, con cinco temas extras y la contribución de Ellie Goulding y Jennifer Garner. Previamente, en febrero irrumpiría por primera vez  en  Arabia  Saudita.


Planificaría una recorrida por más de 30 ciudades europeas. Una de ellas Nápoles; el 3 de julio de la mano de su hijo Matteo. Para noviembre Bocelli desembarcaría en Guayaquil, Ecuador. 

En marzo de este 2020 se infectaría de COVID-19 junto a la esposa pa hijos. Tras sobreponerse, donaría plasma al Hospital Cisanello de Pisa para la investigación de la enfermedad. Sobre esto manifestaría el haber sido asintomático y su  malestar  por  el  desmesurado  temor  para con el virus. "Lo que no es normal es el comportamiento de quienes aún temen al COVID como la lepra y una nación que está de rodillas". 
En abril, junto al pianista Emanuele Vianelli, Bocelli elevaría desde la Catedral de Milán Music for Hope: una plegaria musical con motivo de la celebración de la Pascua y para amenizar el aislamiento por el COVID-19. El Ave Maria (de Franz Schubert), el Domine Deus (de Antonio  Vivaldi), el  Sancta  Maria,  un  aria  de la ópera Cavalleria Rusticana (de Pietro Mascagni), el Panis Angelicus (de Santo Tomás de Aquino), y el himno cristiano Amazing Grace (de John Newton), formarían parte de la grilla programática de este concierto virtual difundido a través de su cuenta oficial de YouTube.

Music for Hope estaría auspiciado por un montaje de imágenes en el que retumbarían las desérticas calles de Londres, Nueva York, París, Madrid, San Pablo, Varsovia... 

La cantante Lady Gagy lo llamaría para el evento One World: Together At Home, que busca financiar el fondo de respuesta solidaria de la Organización Mundial de la Salud. 
"Con esta crisis se ha descubierto la extrema fragilidad humana y que solo con fe y unidos podremos protegerla", diría el tenorista.

Andrea Bocelli cuenta con un registro vocal de tenor lírico

Estilo

El rango foniátrico del tenor lírico, una voz de mayor potencia y firmeza en su proyección, es el de tres octavas. Modelo del Classical Crossover -fusión de géneros y/o idiomas con la música clásica-,  su  orientación  por  la  ópera  y  el  pop lo  castigarían  con  una  excelencia  de  corto parangón en su clase. La noble laxitud musical con la que Bocelli se manejaría, le permitiría conectar esa voracidad compositiva cultivada gracias a su magnífico  staff  con una  serie  de instrumentos de disímiles calibres: flauta, saxofón, trompeta, guitarra, piano, arpa, acordeón, trombón... Persuadido de comunicar independientemente de la nula transversalidad entre la ópera y el pop, generaría una adorable modulación de voz de tipo políglota con su control del registro medio y profundidad en el agudo. En 1998, Céline Dion aseveraría: "Si Dios quisiera tener una voz para cantar, debe sonar mucho como Andrea Bocelli".

Bocelli y el piano
Bocelli y el trombón
Bocelli y el saxofón
Bocelli y la flauta
Bocelli y la guitarra

Patrimonio y currículum musical

Consolidado como uno de los músicos más acaudalados del planeta, la revista People with money calcularía en cerca de 60 millones de dólares las ganancias de su 2020. En lo referente al caudal total, rondaría en los 245 millones de dólares. Entre sus bienes se hallan restaurantes, equipo de fútbol americano, marca de vodka, línea de moda y perfume, etc. 


Sus doce óperas
Bocelli cuenta con doce óperas completas: La Bohème, Tosca, Il Trovatore, Werther, Pagliacci, Cavalleria Rusticana, Carmen, Andrea Chénier, Roméo et Juliette, Manon Lescaut, Turandot y Aída. Por otro lado, diecisiete álbumes de estudio, nueve álbumes de video, tres álbumes recopilatorios,  veintisiete  sencillos...
Individual (sencillos): 27
Grabaciones completas de ópera: 12 

El delegado de la música clásica y romántica ha vendido más de 90 millones de discos en casi sus dos decenios activo.

Familia

En 1987, tocando el piano en bares trabaría alianza con Enrica Cenzatti. Casados en junio de 1992, concebirían dos hijos. En febrero de 1995 Amos;  en  octubre  de  1997  Matteo.  En  2002, se divorciarían  civilmente.  A  la  leyenda  se  le cedería la anulación matrimonial eclesiástica. Casi sin dilaciones,  conocería  a  Verónica  Berti en una fiesta en el municipio de Ferrara, Italia. Su mánager y pareja en la génesis, la desposaría en marzo de 2014. En 2012, darían a luz a Virginia. Residen en Forte dei Marmi, una localidad en la región de la Toscana.
El 30 de abril de 2000 fallecería el padre, Alessandro Bocelli. Para el 1 de mayo, Andrea vocalizaría en Roma delante del papa Juan Pablo II, regresando para el entierro. "Fue el día después de la muerte de mi padre. Una situación muy difícil. Llevaba dos días sin dormir, pero evidentemente  alguien  me  dio  esa  fuerza". 
Identificado férreamente con el dogma católico, aseguraría que el arrojo de la madre por avanzar con el embarazo a pesar de las advertencias de los  doctores,  le  serviría  de enorme inspiración a la hora de ajustar sus ideas  antiabortivas. 


Más laureles y nombramientos

  • Premio ECHO Music para el álbum clásico Viaggio Italiano (1997) en la categoría Bestseller del Año. 
  • Una de las 50 personas más bellas para   la Revista People. 
  • En 2000, Premio ECHO Music al  Bestseller del Año: Sacred Arias. 
  • Se lo inscribiría en el Libro Guinness. 
  • Dos Classical BRIT Awards para Sacred Arias (2000): Álbum Clásico Más Vendido y Álbum del Año. 
  • Cuatro World Music Awards por ser el Artista Clásico Más Vendido en el Mundo y el Artista Italiano Más Vendido (2002), y Artista Clásico Más Vendido en el Mundo y Mejor Artista Italiano (2006). 
  • Dos Classical BRIT Awards para Sentimento (2003) en los apartados Álbum Clásico Más Vendido  y  Álbum del Año.
  • En 2006, Bocelli recibiría del gobierno italiano el nombramiento como Gran Oficial de la Orden al Mérito de la República Italiana. 
  • En 2009, la condecoración Gran Oficial de la Orden del Mérito de Duarte, Sánchez y Mella, por parte del gobierno de la República Dominicana. 
  • En 2010, se lo gratificaría con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood por su defensa del teatro. 
  • En  2015,  Pier  Franco  Marcenaro,  fundador del Centro del Hombre y de la Escuela de Espiritualidad, le conferiría a Bocelli el premio Arte, Ciencia y Paz.